Pincel_negro.png

Ya es ... hora de que cree esta página, jejeje.  Hoy es 1 de agosto de 2020.

Si me conoces, sabes que soy un poco salvaje en muchas de las cosas que hago.  Pincel de Fuego es el mejor ejemplo de esto.  Esto es lo que sucedió:

Acababa de regresar a casa de la universidad y estaba trabajando en mis primeros empleos e instalándome en Panamá.  Me compré una cámara y quería pintar.  Intenté pintar con mi papá en su estudio, pero rápidamente fue difícil compartir el espacio.

Entonces, un día almorzando en el trabajo estaba mirando un collar que había hecho con chaquiras y cuentas de vidrio de murano viejas que tenía desde niña, y me pregunté ... ¿cómo se hacen las cuentas de vidrio?  Luego volví a mi escritorio y lo busqué en Google.  ...y eso fue todo.  Durante las siguientes semanas me sumergí en videos de YouTube y descubrí Lampwork Etc., el foro donde aprendí la mayor parte de lo que ahora sé y conocí amigos muy amables que derriten vidrio.  Por supuesto, estaba obsesionada, como de costumbre, y dediqué cada minuto libre que tenía a investigarlo.   Pensé que esto sería algo que podría hacer como un escape creativo, y que además no ocuparía demasiado espacio.  Así que estudié mis opciones, y finalmente gasté casi $400 en un kit para principiantes de Sundance Glass.  Antes de darme cuenta, habían volado $2,500 y yo estaba muy entretenida feliz.  Te cuento del dinero porque no contemplé esa parte  antes de meterme a esto, y creo que es importante saber que esto no es para nada un pasatiempo barato.  Vivía con mis padres, así que prácticamente podía gastar todo mi dinero en lo que quisiera, jajaja. 

Nadie estaba trabajando vidrio caliente en Panamá, y cada vez que necesitaba algo, tenía que pedirlo por internet (y a principios de 2010, hacer pedidos no era tan fácil en Panamá), o aprovechar a comprar cosas cuando estaba de viaje.  Y los materiales y equipos para trabajar el vidrio son pesados.

¡Ahora tengo la amiga que también trabaja vidrio suave, que vive en El Valle y nos hemos encariñado mucho!  También hay ahora "chicos boro" que hacen pipas.

En el 2016, después de básicamente improvisar durante 6 años, finalmente pude tomar mi primera clase formal en Murano, Venecia.  Aprendí a soplar vidrio con Davide Penso.  Fue increíblemente desafiante, pero también lo máximo.

Algo que me hace muy feliz de mi trayectoria con el vidrio, es que me he detenido durante todo el camino para documentar y compartir mi progreso.  Hice eso a través de mi (ahora abandonado) blog.  Y todavía lo vinculo a todas partes porque siento que tiene contenido excelente...

El blog también documenta muy bien cuánto he mejorado en la fotografía de productos.

Ahora blogueo en Instagram (y subo el mismo contenido en la página de Facebook) pero, lamentablemente, las historias desaparecen después de 24 horas... en fin, estas son solo algunas de mis publicaciones favoritas del blog, en orden cronológico inverso.  No te preocupes, se abrirá en nuevas pestañas.  También si te interesa puedes leer detenidamente el blog utilizando las herramientas de Blogger que aparecen en la columna de la derecha del blog, toda la historia está ahí para que la leas.